reiki

 

¿Qué es el Reiki?

El Reiki hace referencia a una técnica de sanación en la que se canaliza la energía de la que todo está compuesto y se aplica con las manos en el cuerpo (propio o ajeno) para otorgarle más energía y para acelerar su proceso natural de sanación.

Su origen es japonés, ya que a principios del siglo XX, Mikao Usui (monje zen japonés) redescubrió esta técnica de sanación milenaria, que ya utilizaban Buda o Jesús, tras alcanzar el satori (estado máximo de iluminación y plenitud) durante un retiro espiritual en el monte Kurama de Kioto hacia 1922. Más adelante, esta técnica fue exportada por Hawayo Takata a Estados Unidos y desde ahí ha tenido difusión internacional.

El término Reiki sirve para definir lo que es una capacidad humana natural, que todo el mundo posee pero debido a que nadie nos lo ha enseñado en casa o en la escuela, necesitamos aprenderlo con un profesor o maestro acreditado que enseñará al alumno a usar su propia intuición, su "maestro interno" para utilizar el Reiki y fluir por la vida en armonía, sin necesidad de ayuda externa. Es una capacidad innata que ayuda a aliviar dolores, a relajarnos, a dormir mejor, tener más energía y vitalidad, mayor claridad mental y mejor disposición ante situaciones difíciles, mejor salud en general, ya que el sistema inmunitario se ve constantemente reforzado con energía suplementaria para poder realizar el trabajo que solo él puede llevar a cabo: sanarnos.

No hay pastilla, ni planta, ni medicina de ningún tipo que pueda sanarnos, ya que solo nuestro propio cuerpo lo puede hacer, al igual que es él el que enferma para decirnos que algo va mal. El resto son complementos que sólo pueden facilitarle la tarea o dificultársela. Por ese motivo, lo más importante es entender por qué procesos (situaciones de estrés) estamos pasando o hemos pasado para entender de dónde vienen nuestros bloqueos y de qué manera podemos mejorarlos con una nueva actitud ante ellos y apoyar al cuerpo con más energía para que pueda sanarse solo. Es la combinación más práctica y eficaz que existe hoy en día para mantener una vida saludable y feliz.

Así pues, Reiki es un sistema de sanación y reequilibrado bioenergético, se trabaja directamente con el campo energético del paciente canalizando hacia sus cuerpos sutiles y su Yo superior la energía amorosa y sanadora creadora de todo tipo de vida, incidiendo sobre los bloqueos energéticos que perturban la libre circulación de la energía en su ser. Restaura y armoniza sus sistemas posibilitándole y mostrándole de forma sencilla, fácil y asequible, el retorno a la salud, la alegría, la integración y el amor.

Reiki me pone en contacto con mi yo interno, con mis sentimientos y actitudes negativas, con mi miedo, con mi dolor, con mis aflicciones y también con los sentimientos y el espíritu de mis semejantes. Me sirve para comprender que somos seres humanos con esencia divina diseñados para gozar manifestando nuestra individualidad en continuo e imparable avance hacia la fusión con la unidad.

En nuestro proceso evolutivo siempre nos movemos hacia el amor, vamos creciendo en el amor. Al refinar y depurar nuestro espíritu se produce una expansión hacia el amor. El Reiki nos ayuda a conocernos mejor y a descubrir donde están las ambigüedades de nuestra vida; con ello disponemos en nuestro avance de más discernimiento para poder usar nuestro libre albedrío de forma que nos oriente hacia la fusión, hacia lo que nos llena y nutre que es aumentar nuestro amor hasta recordar lo que ya sabíamos, que nuestra esencia divina está dentro de nosotros esperando a que retornemos a ella.

 

reiki

 

Reiki y la senda de la iluminación

La fórmula del Reiki deriva de los sutras mahayana y de la interpretación mística vajrayana. Los cinco símbolos Reiki representan los cinco niveles mentales o peldaños que conducen a la iluminación. Son conocidos como representación de la propia via de la iluminación, y también son los cinco elementos (la tierra, el agua, el fuego, el aire y el vacio) los cinco colores (amarillo, blanco, rojo, negro y azul) y las cinco formas elementales (cuadrado, circulo, triangulo, semicírculo y la ojiva de la stupa). Podemos comparar estos elementos a los cinco brazos del pentáculo wicca, en donde el vacío se identificaría con el Espíritu o éter. También hay una correspondencia entre los cinco elementos y los chakras.

Tomados en conjunto, los cinco símbolos Reiki representan la no dualidad de la mente y su objeto y el vacío del ego que alcanza el nirvana budista. Una vez alcanzado, el proceso de Reiki libera el alma y pone fin a la rueda de la reencarnación. El sistema simbólico originario por tanto, no servía para la curación sino que tenía una finalidad espiritual: la iluminación con el propósito de ayudar a otros es decir, la vía del bodhisattva. Los budistas creen que la única curación verdadera es la que nos libra para siempre de la rueda de las reencarnaciones. Al entrar en la Senda de la iluminación, se rompen las ataduras, se sanea el karma y se libera la mente de su continua recreación del engaño y este camino hacia el fin de las reencarnaciones es la fórmula simbólica del Reiki. Los cinco símbolos describen las cinco etapas de este proceso.

 

Niveles de los cursos de Reiki

Su aprendizaje está dividido en varios niveles:

1. El primero se centra en la sanación propia y ajena física
2. El segundo en la sanación psico-emocional a través de símbolos energéticos
3. El tercero en la sanación espiritual
4. El cuarto o "Maestría" otorga el nivel de profesor para poder enseñarlo a otros

Hoy en día se han desarrollado varios tipos de Reiki, que son básicamente más símbolos energéticos relacionados con una u otra tradición (tibetana, egipcia, atlante, etc.), pero el Reiki sigue siendo el que se aprende en el primer nivel, es decir, canalizar energía con las manos.

Este primer nivel, te devuelve el conocimiento natural perdido de la autosanación y la responsabilidad sobre tu salud y tu vida. Enseña qué es el Reiki, su historia, sus principios y sus reglas, los posibles usos, las posiciones de las manos para el tratamiento y para el autotratamiento; así mismo se realiza la meditación de Reiki uno, que tiene la finalidad de poner al alumno en contacto con sus guías y finalmente se les practica a dichos alumnos la sintonización de primer grado, realizando después prácticas entre ellos.

Los que reciben la sintonización de primer grado están permanentemente en contacto con la Energía Universal y quedan convertidos para siempre en canales transmisores de esta energía curativa, de forma que para transmitirla a los demás lo único que deben hacer es colocar las manos sobre un receptor o sobre sí mismos y la energía empezará a fluir espontáneamente.

Con el grado Reiki uno ya notamos una mayor apertura de nuestra conciencia que aumenta nuestra capacidad de percibir el mundo externo, y una nueva actitud hacia nosotros mismos y hacia los demás; se activan nuestras potencialidades y facultades y nos volvemos más tolerantes y comprensivos con nuestros semejantes. En la sintonización, el maestro inserta los símbolos Reiki correspondientes en el aura del alumno, pero no se revelan, ni se enseñan, ni se utilizan hasta el grado segundo.

El nivel dos es conocido también como mental pues el iniciado trabajará problemas mentales y emocionales. El proceso de sintonización nos otorga un salto en el nivel vibratorio por lo menos dos veces mayor que el experimentado en el nivel uno. El nivel dos pone gran énfasis en el ajuste del cuerpo sutil (emocional y mental) y no en el cuerpo físico, que es el punto de interés del nivel uno, y el alumno pasa nuevamente por un periodo de limpieza que puede llegar a ser de cuatro meses. En este nivel se enseñan tres de los símbolos Reiki que le fueron revelados a Usui en los Sutras tibetanos; con los símbolos la acción de la energía se deja sentir también a nivel físico con gran intensidad y podrán ser usados para enviar energía a distancia, al pasado y al futuro.

La sintonización sitúa los símbolos en el aura del alumno, quedando insertados en ella permanentemente, de forma que el alumno queda ya capacitado para la transmisión de energía a distancia, para intervenir en el plano mental y emocional, para efectuar las numerosas aplicaciones del Reiki y para comunicarse con los Guías espirituales. Con este grado, podemos conducir la energía directamente al inconsciente de las personas para actuar sobre las pautas y aspectos negativos psíquicos emocionales, mentales o espirituales que quieran ser mejorados.

Con el grado Reiki tres se enseñan otros dos símbolos más, que tienen como efecto aumentar la potencia de nuestra conexión con la Energía Universal y con el mundo espiritual, podemos canalizar mayor cantidad de energía, aumenta la frecuencia vibratoria de la energía que transmitimos y nos permite incidir en el nivel espiritual y de la conciencia.

En el grado tres se prepara al alumno para la Maestría y además se muestran los diferentes usos terapéuticos y no terapéuticos de los símbolos de Reiki tres, se enseña el uso de los cristales con el Reiki y otras técnicas complementarias, se practica la cirugía psíquica, se realiza la meditación de tercer grado y por último se efectúa la sintonización.

La persona que es sintonizada como maestro de Reiki recibe los conocimientos para iniciar a otros. Esta iniciación no obliga a nadie a enseñar y así, cada vez más personas deciden hacer esta elección dentro de una perspectiva de crecimiento interior. El alumno, al recibir la iniciación a la Maestría, asume el compromiso de transmitir el método Reiki de la misma manera en que se ha ido haciendo desde su descubrimiento.

 

reiki

 

¿Por qué aprender Reiki como cursos trimestrales?

Para mí, el Reiki es un camino espiritual y de crecimiento personal en el que uno aprende a escuchar a su alma y abrir su corazón a la vida. La práctica continuada a lo largo de los meses es una forma inmejorable de aumentar la percepción y sensibilidad a la energía, es el arte de sentir y que te sientan, de expresar al otro a través de las manos lo mejor de nosotros mismos, y es mediante este camino del amor y la compasión como se produce el despertar y la apertura del corazón. Sólo así se produce la sanación, por eso trabajo Reiki de forma trimestral y no como taller de fin de semana, es un trabajo específico sobre el 4ª chakra y los secundarios correspondientes al mismo (manos y timo), que influirá de forma determinante en el resto de mi sistema energético y en todas mis envolturas, proporcionándome paz interna y conectándome con la alegría y el amor, no olvidemos que Reiki nos conecta con la energía de frecuencia más elevada, el AMOR.

En los cursos de Reiki se explicará todo el contenido teórico y práctico correspondiente a los diferentes niveles que se imparten en un taller de fin de semana, de forma individual, en grupo y por parejas. Además, se realizarán prácticas energéticas basadas en la bioenergética de Alexander Lowen, meditaciones específicas al trabajo de apertura y sensibilización del 4º chakra y prácticas respiratorias, que combinadas con los símbolos de Reiki nos ayudan a potenciar la canalización y transmisión de la energía.

Los cursos son trimestrales y se imparten todos los viernes durante hora y media, de 19:30 a 21h. La duración media de los cursos es de unas 18 horas según calendario.

El coste del curso está en función del nivel a realizar y en ese precio está incluido: teoría y práctica, iniciación, material, diploma acreditativo, tutoría - reiniciación y prácticas gratuitas un domingo al mes. El precio es el mismo que el de los talleres de fin de semana.

 

reiki

 

Talleres individuales

Para aquellas personas que por distintos motivos no pueden trabajar el Reiki semanalmente, existe la posibilidad de realizar talleres individuales de unas 11 horas repartidas entre el sábado todo el día y domingo a la mañana, para los niveles I, II y III en fechas a convenir entre el profesor y el interesado.

Se explica todo el contenido teórico correspondiente al nivel y alguna práctica, material, diploma acreditativo, iniciación y seguimiento personal.

 

reiki

 

Tratamientos con Reiki

Reiki es compatible con la medicina tradicional y con todas las terapias complementarias, disminuye los efectos secundarios de los medicamentos y reduce los tiempos de curación.

Los tratamientos de Reiki son muy beneficiosos a todos los niveles puesto que actúan tanto sobre las enfermedades como sobre el estrés, las emociones y bloqueos. Se puede usar con cualquier tipo de dolencia y contribuye a la sanación completa del paciente, física, mental y emocional. Además, al actuar a nivel emocional, ayuda a serenar al paciente y a mejorar su actitud ante la enfermedad o el problema que tiene.

Dolores de cabeza, migrañas, problemas respiratorios, digestivos, circulatorios, estrés, tabaquismo, adicciones, alcoholismo, drogadicciones, fobias, depresiones, obsesiones, estados de duelo etc. son ejemplos de casos en los que la ayuda del Reiki puede ser muy beneficiosa para el paciente.

Una sesión de Reiki dura una hora, el paciente permanecerá acostado en camilla, descalzo y vestido, se utiliza música suave y aromas como el incienso. Durante el tratamiento se colocan las manos en una serie de puntos del cuerpo del paciente y este puede sentir una relajación profunda, gran sensación de paz, diferentes manifestaciones de la energía en el cuerpo al fluir como cosquilleo, calor o frío, emociones que salen a la superficie y otros no sienten nada o se duermen.

En los tratamientos con Reiki se trabaja para sacar al paciente de algún estado de desarmonía y muchas personas, tras recibir sus primeras sesiones experimentan cambios que pueden resultar molestos. Es frecuente experimentar sensaciones de nauseas, vómitos, dolores o tener las emociones a flor de piel y esto no significa que el Reiki no esté funcionando sino todo lo contrario, durante el proceso que se activa en nuestro Ser, el cuerpo físico libera toxinas acumuladas en nuestros órganos y nuestro cuerpo mental emocional libera emociones o patrones de pensamiento nocivos.

Cuanto más largo sea el tratamiento, más completo será su efecto. Una sola sesión por ejemplo resuelve problemas puntuales por el contrario, Reiki planificado se orienta hacia la causa de los males armonizando cuerpo mente espíritu del individuo. Todo cambio implica cierto grado de sufrimiento. Mediante Reiki se reviven acontecimientos pasados que muchas veces son desagradables y producen sentimiento de miedo, angustia o rechazo pero manifestar las emociones es necesario para limpiar el alma y liberarla energéticamente a pesar de que se produzcan esas crisis emocionales. Entonces, el paciente no debe asustarse sino por el contrario reafirmar su confianza en el proceso.

Reiki como cualquier otro método sanador funciona siempre y cuando la persona que lo recibe acepte la sanación y esta sea humana y divinamente posible. Aún cuando Reiki es energía sanadora proveniente de la Divinidad, como seres humanos no conocemos el destino y la misión de cada uno de nosotros. Así pues, el número de sesiones depende de la necesidad de la persona y es fundamental la perseverancia y la responsabilidad ante sí misma.

 

Sensaciones en un tratamiento

 

reiki

 

Consultas

Cita previa llamando al teléfono 617 165 330

Mail: azcanogarrido@gmail.com

 

www.begonaazcano.com   -   617 165 330   -   azcanogarrido@gmail.com